¿Qué es la radiofrecuencia facial?

La radiofrecuencia es un tipo de corriente eléctrica alterna que resulta muy eficaz para tensar la piel. Técnicamente, la utilización de la radiofrecuencia conducida, genera un tipo de energía que se usa para elevar la temperatura de los tejidos.

Radiofrecuencia

Aplicación

La radiofrecuencia facial consiste en aplicar calor sobre la piel, creándose una resistencia en el interior de los tejidos en forma de aumento de la temperatura. Debido a este calor que reciben las células encargadas de la producción de colágeno y que son los fibroblastos, despiertan del letargo en que los sume el paso del tiempo, reactivando así sus funciones vitales. Es decir, el calor que les llega por la radiofrecuencia facial estimula la creación de nuevas fibras de colágeno, responsables de la firmeza y la elasticidad de la piel.