peeling

 

El ácido frutal es un tipo de alfa hidroxiácido, o AHA (por sus siglas en inglés). Cuando se los aplica en forma tópica, los ácidos frutales tienen un efecto rejuvenecedor sobre la piel. Produce una exfoliación de la piel regenerándola, hidratándola y cerrando poros. Se los encuentra en diversas concentraciones en muchos tratamiento contra el acné y anti-envejecimiento,

 

Factores básicos:

El ácido frutal es un exfoliante químico ligero que actúa penetrando y rompiendo la capa superficial de la piel. Esto facilita la remoción de las células muertas y de las que están dañadas de la superficie y expone la capa más nueva y más saludable de la piel que está debajo. La cantidad de exfoliación que se realiza durante un peeling con ácido frutal depende de factores como la concentración de AHA y la presencia de otros ingredientes cosméticos.

 

Beneficios y efectividad:

Los peelings con AHA promueven el recambio celular para ayudar a desvanecer las imperfecciones superficiales, las líneas finas y las arrugas asociadas con el envejecimiento de la piel. También ayudan a mantener una piel que luzca más joven impulsando la producción de colágeno y elastina. Como tratamiento para el acné, los ácidos frutales actúan secando el exceso de sebo y destapando los folículos pilosos tapados. Los peelings con ácidos frutales son relativamente suaves e incluso los tratamientos más potentes se deben repetir para alcanzar los resultados deseados. Sin embargo, estudios realizados por los investigadores de la Ohio State University y del Massachusetts General Hospital sugieren que, con el transcurso del tiempo, el uso de productos con AHA darán por resultado una piel más tersa y con una pigmentación más uniforme.

 

Tipos

Los ácidos frutales provienen naturalmente de una variedad de fuentes. Los que se utilizan comúnmente en los peelings faciales incluyen el ácido málico de las manzanas y las peras, el ácido cítrico de las naranjas y los limones y el ácido tartárico de las uvas. Un cuarto AHA bien conocido es el ácido glicólico, que con frecuencia se lo cataloga como un ácido frutal, pero en realidad es un derivado de la caña de azúcar, un tipo de caña alta.

 

Indicado para:

Pieles castigadas y secas. Con capa córnea gruesa pero que no precisan de extracción puesto que tienen pocas impurezas. También para personas que no toleran el vapor y que precisan poca extracción