El bronceado de caña de azúcar (También conocido como DHA o bronceado instantáneo) es un bronceado totalmente natural, libre de sol y de rayos uva. Utiliza como principio activo la DHA, un derivado de la caña de azúcar 100% natural y totalmente inocuo. La aplicación se realiza mediante una pulverización extra fina, casi vaporizada, que reacciona al contacto con la piel logrando una óptima absorción y generando un bronceado uniforme y natural.

El bronceado de caña de azúcar no presenta riesgos de resultados indeseados como ocurre con los aerógrafos, compresores o cabinas automáticas. El tono que obtiene cada persona es su bronceado natural. Es idéntico al que obtendría tras un fin de semana de playa. Nada de tonos amarillentos o anaranjados.

La sesión es muy rápida, apenas dura 10 ó 20 minutos. El bronceado se aprecia de forma inmediata tras su aplicación y continúa aumentando progresivamente durante las siguientes ocho horas. Sus efectos vienen durando entre seis y nueve días, factores como la actividad diaria, el tipo de piel o los cuidados que le dediquemos hacen que los resultados varíen de una persona a otra.